Skip to main content

"LA GAVIOTA"

"LA GAVIOTA"

Recinto: TEATRO AUDITORIO DE SIERO
Sala: SALA PRINCIPAL
Fecha: jueves 12 julio, 2018
Hora de inicio: 21:00
Duración: 80 minutos
Entrada: 7€

ESCENARIO

"LA GAVIOTA"
Teatro Norte

Escenas para Antón Chejov y William Shakespeare

KOSTANTIN.- Me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere, me quiere no me quiere. Ya ves  que mi madre no me quiere. ¿Y como podría ser de otro modo? Ella quiere vivir, tener amoríos, ponerse blusas  de colores vistosos; y tú mírame a mí: tengo  ya veinticinco años  y le recuerdo a cada  momento  que ya no es joven.

HAMLET:- Madre, has  ofendido mucho a mi padre

La gaviota  se estrena en 1896  y fue un fracaso total. En 1898 se vuelve a estrenar en el Teatro  de Arte de Moscú bajo la dirección de Stanislavski y fue un éxito rotundo.
La gaviota  es una reflexión sobre el arte en general y el escénico en particular: Arkadina y Nina son actrices:   Trigorin y Treplyov son escritores, en diferentes grados de éxito  o fracaso profesionales. La historia de los triunfadores, personas con talento (Arkadina y Trigórin), detrás  de los que corren  los  personajes sin talento (Nina y Konstantin).
Pero, sobre todo, La gaviota  es una reflexión sobre la relación entre  padres e hijos. Malos padres y malos hijos. Unos  padres que no dejan crecer a sus hijos, que no permitan que estos creen y se desarrollen artísticamente. ¿Solo por miedo a que les quiten el puesto? Nina y Konstantin tienen que pagar un alto precio por si idealismo en medio de un mundo profundamente materialista.
La gaviota, junto con Hamlet, son las dos obras que mejor nos hablan de la juventud. Una juventud que, también como la de ahora, no tiene futuro; una juventud a la que los mayores no  quieren dejar sitio; una juventud sin pasado ni  horizonte profesional.

NINA.- Creo, Kóstya, que en nuestro trabajo, sea el de actriz o el de escritor, lo que importa es saber aguantar. Saber llevar la cruz que se nos ha venido encima y tener fe. Y yo la tengo ahora y no sufro tanto como antes. Y cuando pienso en mi vocación no le temo a la vida.